Oficios con Jóvenes

Talleres de Oficios con adolescentes

“Pero nosotros tenemos que defender nuestra revolución, la que estamos haciendo todo los días. Y para poder defenderla, hay que hacerla construyéndola, fortificándola con ese trabajo que hoy no le gusta a la juventud, o que, por lo menos considera como el último de sus deberes, porque conserva todavía la mentalidad antigua, la mentalidad del mundo capitalista, o sea que el trabajo es una necesidad, sí. Pero un deber y una necesidad triste. ¿Por qué ocurre esto? Porque todavía no le hemos dado al trabajo su verdadero sentido. No hemos sido capaces de unir al trabajador con el objeto de su trabajo. Y al mismo tiempo, de impartirle al trabajador conciencia de la importancia que tiene el acto creativo que día a día realiza. El trabajador y la maquina, el trabajar y el objeto sobre el cual ejerce el trabajo todavía son dos cosas diferentes, antagónicas. En eso hay que trabajar, para ir formando nuevas generaciones que tengan el interés máximo en trabajar y sepan encontrar en el trabajo fuente permanente y constante de nuevas emociones. ¡Hacer del trabajo algo creador, algo nuevo!.”

El Che. Que debe ser un joven comunista. Octubre de 1962.

¿QUE HACEMOS? ¿CON QUIEN? ¿PARA QUIEN?

Somos 6 talleristas. La mayoría estudiamos y trabajamos y estamos militando en los talleres de oficio en herrería, electricidad y construcción. Nos financiamos con los proyectos adolescentes en los que participan alrededor de 40 adolescentes-jóvenes (de entre 14 y 20 años) provenientes de distintos barrios del gran La plata donde hay presencia del MTD La Plata. Nos juntamos principalmente en el Olga Vázquez los sábados por la mañana y algunas veces trabajamos en los barrios de donde provienen los y las chicas. Desde hace un tiempo empezamos a pensarnos como educadores y por eso estamos participando del taller de formación de talleristas.

Los talleres surgen desde la urgencia y posibilidades limitadas. Por un lado, se podía conseguir plata desde el estado para ofrecer algo a pibes y pibas con muchas necesidades materiales, marginados y violentados. Ese algo era un taller en oficios más una beca. Por otro lado, se contaba con personas que podían enseñar determinados oficios. En el andar, se percibió que estos fueron los primeros talleres para jóvenes de estas características en la regional La Plata y que resultaron exitosos desde el punto de vista de la continuidad participativa de los y las chicas. De esta experiencia surge la conformación de una cooperativa de herrería con trabajo sin patrón.

¿COMO?

La enseñanza del oficio la enmarcamos dentro de los objetivos generales de promover una problematización crítica de lo que significa ser adolescente-joven y de invitar a tomar parte activa en la construcción colectiva para el cambio social.

Todas las tareas que llevamos adelante las tratamos de abordar con herramientas de la educación popular. Tanto al inicio de las tareas como el final se realiza una asamblea general y cada tres sábados hay un taller de reflexión. Con el tiempo, esta dinámica aumentó el protagonismo de los y las chicas en la definición de tareas y problemáticas como así también la participación en otros ámbitos vinculados al FPDS (asambleas barriales, productivos, otros talleres) y en actividades de otras organizaciones políticas que trabajan con-para los jóvenes (campamento de jóvenes latinoamericanos, vía campesina).

¿POR QUE?

El hecho de que los y las chicas encuentren un espacio donde pueden resolver problemas (como la construcción de un andamio) desde la participación activa les permite valorar lo que son capaces de hacer e intuir otras capacidades potenciales de creación y auto-transformación. Además, la situación de resolución de “algo” implica entablar relaciones con otros. Ello permite tejer distintos tipos de solidaridades puntuales, a veces mínimas, pero que con altos y bajos permite, por ejemplo, poner en cuestión el porqué hay discriminación entre chicos y chicas de distintos barrios.

¿PARA QUE?

Para pensar otras alternativas de ser jóvenes, por ejemplo, ser joven militante de una organización política como el FPDS. Para desnaturalizar ciertas situaciones asociadas a su situación social, por ejemplo, ser de un barrio periférico, usar visera y ser morocho no es sinónimo de tener que padecer continuas “paradas” por parte de la policía cuando circulan por el centro de la ciudad. Para pensar otras posibilidades y formas de organización, para una ocupación laboral pero también para cualquier otra actividad que los involucre.

Próximamente: Taller de Costura a cargo de la Cooperativa en Lucha Juana Azurduy, de Construcción a cargo de la Cooperativa Aucaché y Carpintería a cargo de la Carpintería Autogestionada del MTD Anibal Verón, en Berisso.

1 comentario:

  1. Anónimo26/3/13 8:00

    que posibilidad hay para alguien de Mendoza?
    ttomi_10@hotmail.com

    ResponderEliminar