Trabajador@s de la educación, La Plata.

La Fragua: Agrupación de Trabajadores en el FPDS
Docentes

“Aunque no lo pueda todo, la práctica educativa puede algo”,

Paulo Freire.

Somos trabajadores de la educación que damos clases en escuelas primarias y medias de gestión pública y privada, en adultos, en terciarios. Damos clases de Filosofía, Lengua y Literatura, Geografía, Historia y también trabajamos en los Equipos de Orientación Escolar. La mayoría lo hacemos en varias escuelas, tenemos más de un cargo y somos suplentes.

Somos trabajadores y militantes de la educación.

¿QUÉ HACEMOS?

Tratamos de modificar las miradas opresoras que ponen a los pibes y pibas y a sus familias en un lugar de subalternidad con respecto al docente y a los EOE, escuchando con respeto cada historia e interviniendo en ella lo mejor posible.

Pensamos en abordar colectivamente las problemáticas que nos son comunes o les son comunes a una población, por eso, junto a otros docentes nos organizamos sindicalmente para luchar por el salario y las condiciones laborales con el fin de que esto redunde en una educación de calidad. En este sentido, pensamos actividades que van más allá de estas dos reivindicaciones básicas (y muchas veces, únicas) del sindicato, y apuntamos a cuestionarnos nuestra militancia en las aulas y en la escuela.

¿CÓMO?

Desnaturalizamos y resignificamos nuestras intervenciones. Pensamos que en la escuela pública también podemos trabajar desde las concepciones de la educación popular.

Participamos de las asambleas de base del gremio (SUTEBA La Plata) y tenemos tres compañeros formando parte del cuerpo de delegados. Al mismo tiempo tratamos de no alienarnos en la militancia sindical (donde el aire está muy viciado) ni en la lógica institucional de las escuelas.

Impulsamos asambleas en nuestros lugares de laburo para desarrollar una lucha que esté anclada en las bases y tratamos de sumar voluntades y brazos a un proyecto común.

Pensamos en elaborar materiales pedagógicos para trabajar en el aula que cuestionen el rol de la escuela, sus contenidos y formas de abordarlos.

Soñamos con la confluencia de nuestros cargos en una escuela donde podamos desarrollar un proyecto común.

¿POR QUÉ?

Porque creemos en la escuela pública. Porque estamos convencidos de que es posible y de que enseñar algo que tuvimos la oportunidad de aprender es un acto de amor.

Porque disfrutamos vinculándonos con los pibes, sabiendo qué piensan, qué escriben, qué les gusta leer, disfrutamos el compartir.

Porque es la forma más solidaria y con más proyección que encontramos para sobrevivir a un sistema que nos asfixia.

Porque queremos construir un nosotros y nosotras.

¿PARA QUÉ?

- Para compartir, para desandar lo naturalizado, para discutir, cuestionar lo que está dado. Para escuchar qué piensan los otros sobre la lectura, la escritura, la literatura, sobre el mundo y para valorarlo.

- Para construir poder popular. La escuela pública vinculada a la comunidad y el sindicato -gobernados con democracia directa y participación- son herramientas insustituibles en la lucha prefigurativa por el cambio social, en la construcción, acá y ahora, de la sociedad que queremos.

- Para hacer entre todos un lugar más justo.

¿CON QUÍEN?

En el sindicato lo hacemos con las fuerzas del campo popular, teniendo más cercanía con aquellos que valoran el trabajo prefigurativo, que se organizan más pluralista y horizontalmente y cuestionando a aquellos que intentan prepotear e imponer sus “ideas iluminadas” por encima de las de los demás.

En la escuela trabajamos con alumnos, padres y docentes, tomando uno, dos, tres padres y buscando que se multipliquen las experiencias y vínculos grupales hacia la comunidad.

Queremos trabajar con todos y todas los que tengan como principio respetar al otro en su integridad y estén dispuestos/as a hacer el ejercicio de desmitificar el mundo

¿PARA QUIÉN?

Nuestro patrón es el estado pero nosotros trabajamos para nuestros alumnos y alumnas, para los que no tienen otro poder más que el de patear la puerta de un aula, putear al profe, para los “desertores” y “repitentes”.

Nos sentimos bien formando parte de esto que somos/hacemos y trabajando para nuestros hermanos, para nuestros hijos.

Más info y contacto aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario